LIGA 26

ALEJANDRO PAZ


Alejandro Paz. Endogeneidades

La sala de exposiciones de LIGA queda aparentemente vacía durante la exposición del arquitecto guatemalteco Alejandro Paz. Lo que llena cada rincón del espacio en la muestra Endogeneidades es la música de una pieza sonora.

Se trata del sonido grabado durante un performance el día de la inauguración y corresponde a una pequeña orquesta de músicos interpretando una adaptación de las famosas obras para piano de Erik Satie, Gymnopédies. Y hay otro detalle: los músicos no están en la galería, sino debajo de ella. Desde allí, tocan sus instrumentos en el ambiente húmedo y algo angustioso del sótano. Amontonados entre unos misteriosos artefactos, los pilotes de control que sustituyeron la cimentación original del edificio sede de LIGA, que periódicamente son regulados por los ingenieros responsables de que la enorme estructura siga en pie.

El espacio de la galería, normalmente ocupado, se vacía. Y los vidrios, tradicionalmente transparentes, están ocupados por imágenes de esos pilotes. El universo subterráneo, oculto y oscuro de las cimentaciones ve la luz en forma de fotografías adheridas a las ventanas de LIGA. Mientras que unos metros más abajo, resuena el eco perdido de una orquesta que nunca se ve.